Noticias

Arona recupera la histórica Rogativa de la lluvia tras dos años sin celebrarse

El Cristo de la Salud vuelve a salir en procesión a Montaña Frías,
una costumbre de casi un siglo.

El Cristo de la Salud, alcalde perpetuo de Arona desde 1962, volvió el pasado 6 de marzo a procesionar en rogativa desde el casco de Arona hasta Montaña Frías, una tradición que se generalizó, según los archivos, a partir de la década de 1920 y que, desde principios de 1980, se realizó cada primer domingo de marzo hasta hace dos años. “Hoy recuperamos una tradición histórica que trasciende la devoción y forma parte de nuestra idiosincrasia como pueblo”, señaló el alcalde, José Julián Mena.

La imagen, atribuida a Lázaro González de Ocampo y datada en la segunda mitad del siglo XVII, salió de la parroquia de San Antonio Abad del casco de Arona a las 10:30 de la mañana, con un recorrido hacia la capilla de la Virgen que incluyó las calles Domínguez Afonso, avenida Constitución, La Mejora, calle del Sitio, camino Llano del Rey, la TF-51 y calle del Cementerio.

"Hoy recuperamos una tradición que no debía perderse después de tres años de ausencia, un recuerdo de aquellas épocas en que los hombres recurrían al Cristo de la Salud para que enviara lluvias de las que dependía su sustento y el de sus familias. Los tiempos cambian, pero nuestra historia no debe olvidarse" recordó el alcalde en el encuentro en Montaña Frías.

"Haremos lo posible para que esta rogativa no se diluya y caiga en el olvido, porque forma parte de nuestro acervo cultural, porque nos permite detenernos y recapacitar sobre nuestra historia y el pueblo que queremos ser, y porque es una demanda popular que, como alcalde y presidente de esta Corporación, atenderé siempre con orgullo y gratitud", añadió Mena.