Noticias

Arona y Justicia dan los primeros pasos para implantar en el municipio un punto de encuentro familiar comarcal

Se organizarán grupos de trabajo con el resto de municipios del Sur, Cabildo y Gobierno de Canarias para poner en marcha el servicio este año.
El alcalde de Arona, José Julián Mena, y el viceconsejero de Justicia del Gobierno de Canarias, Francisco Manuel Fajardo, mantuvieron el pasado (18 de febrero) una reunión para dar los primeros pasos en la implantación del punto de encuentro familiar (PEF) en el municipio, una iniciativa de ámbito comarcal y que "es una necesidad real y manifiesta". En el encuentro se acordó mantener una reunión de trabajo con los alcaldes y alcaldesas de la comarca Sur, el Cabildo y el Gobierno de Canarias para concretar la creación de este recurso y, a ser posible, que entre en funcionamiento este año.
Así lo destacó el viceconsejero, quien estuvo acompañado de la directora general de Relaciones con la Administración de Justicia del Gobierno de Canarias, Lourdes Quesada. En el encuentro, que tuvo lugar en la Alcaldía del Ayuntamiento de Arona, también asistió la concejala de Servicios Sociales, Elena Cabello, ya que se trata de un recurso social especializado que requiere de una estrategia transversal entre áreas, así como la cooperación interadministrativa. En Tenerife existen, en la actualidad, dos PEF, ubicados en Santa Cruz de Tenerife y en La Orotava, por lo que el Sur carece de este servicio, que es uno de los pilares del sistema de la Mediación Familiar en Canarias. Como señala el Ejecutivo regional, son espacios neutrales que favorecen las relaciones de los menores con sus padres en situaciones de conflicto familiar. En el encuentro, Fajardo hizo una valoración positiva de la sensibilidad de Arona en cuanto a la creación del punto de encuentro familiar y la plena predisposición de la Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad del Gobierno de Canarias para implantar este servicio en el sur de Tenerife, que entra en la política de promoción de la red de puntos de encuentro familiar de ámbito regional. "Esta propuesta ha sido testada previamente con los operadores jurídicos, que están totalmente de acuerdo en la necesidad de la creación de este PEF para el sur de la Isla", señaló el viceconsejero, quien consideró que "creemos que la idea que lidera el alcalde de Arona será bien acogida por el resto de municipios de la comarca y el Cabildo de Tenerife. Para ello, vamos a mantener próximamente una reunión de trabajo con los alcaldes y alcaldesas de la comarca, el Cabildo y el Gobierno de Canarias, para concretar la creación y ubicación de este recurso (que será en Arona) y, a ser posible, que entre en funcionamiento este año". Los presentes coincidieron en que el punto de partida debe ser la protección del bien jurídico y el estado emocional de los menores. "No es ningún capricho, es una necesidad real y manifiesta, porque la falta de este recurso convierte a los menores en víctimas del proceso. Recogemos la preocupación y sensibilidad del resto de municipios de la comarca y sabemos que es muy necesaria la colaboración de todas las instituciones", destacó el alcalde, José Julián Mena. Además, recordó que "este es el primer paso para retomar un recurso del que ya dispuso el municipio, donde se creó en 2007 y desapareció a raíz de un incendio, pero estamos convencidos de que debe ser una opción comarcal para ser más eficientes. Y una de las razones por las que defendamos que debe ser Arona quien lo acoja es que el Palacio de Justicia se encuentra en el municipio". Muchas personas del Sur están actualmente en lista de espera para ser atendidas en los PEF de Santa Cruz o La Orotava. Como ejemplo de la notable demanda de este servicio, el año pasado se facilitaron más de 8.000 encuentros a usuarios remitidos desde los diferentes juzgados por un auto judicial. Bienestar del menor La finalidad del punto de encuentro familiar es garantizar la seguridad y el bienestar del menor, una alternativa de intervención temporal orientada a la normalización del régimen de visitas hasta que desaparezcan las circunstancias personales que motivaron la necesidad de este recurso. Los casos que son atendidos en el PEF son derivados por los juzgados a través de una resolución judicial. Este servicio busca facilitar el encuentro del menor con el progenitor no custodio o la familia biológica en un espacio neutral, garantizando los intereses de los menores en situación de conflicto, y facilitar orientación profesional para la mejora de las relaciones paternofiliales. En el PEF se pretende garantizar que el cumplimiento del régimen de visitas no suponga una amenaza para la seguridad del menor o de la parte más vulnerable, evitando, por un lado, los sentimientos de desprotección y abandono de los menores y, por otro, las manipulaciones y conflictos entre las familias delante de los menores.