Noticias

Arrancan las obras de la pasarela peatonal de Cueva del Polvo

El pasado miércoles 21 de enero comenzaron a ejecutarse las obras de la pasarela elevada sobre la carretera insular TF-47, en las inmediaciones de los cruces de Cueva del Polvo y Varadero, proyecto que se completa con dos tramos de arcén habilitados como zona peatonal a ambos lado de la vía, dotados además de iluminación. Los trabajos cuentan con un presupuesto total de 497 mil euros, de los cuales el Cabildo aporta 391 mil y el Ayuntamiento isorano otros 106 mil. Según el alcalde isorano, Pedro Martín, “aunque la obra cuenta con un plazo de ejecución de seis meses, el consejero de Carreteras del Cabildo, José Luis Delgado, confía que puedan terminarse antes”. Los dos tramos acerados serán de 170 y 120 metros lineales. En ellos se instalarán modernas luminarias con sistema de iluminación LED que contribuirán a controlar mejor el consumo eléctrico, tal y como viene haciendo el Ayuntamiento desde hace varios años en el marco de su plan de ahorro energético. Otra de las mejoras para aumentar la seguridad de los peatones será la nueva ubicación que se le dará a las actuales paradas de guagua en la entrada del pueblo a ambos lados de la vía. Este proyecto, diseñado por técnicos de la Consejería de Carreteras del Cabildo de Tenerife, servirá para solucionar definitivamente un problema histórico de seguridad en la entrada principal de Cueva del Polvo, situado al borde la carretera general. En este lugar el Ayuntamiento y los vecinos reclamaban a la corporación insular desde hace más de 15 años una solución para que los vecinos tuvieran un lugar cómodo y seguro por donde cruzar la carretera. El problema se produce al estar la salida principal de Cueva del Polvo orientada hacia una curva con escasa visibilidad en la carretera insular TF-47, vía por la que circulan entre 18 y 20 mil vehículos diarios. De hecho el Cabildo de Tenerife tiene esta zona catalogada como ‘punto negro’ donde se han producido numerosos accidentes de tráfico, algunos con víctimas mortales. Pedro Martín recuerda que durante años “solicitamos al Cabildo que adoptara alguna alternativa para solventar el problema, que pasaba por soluciones tan sencillas como un semáforo, pasos de peatones o una pasarela, que finalmente fueron descartadas”. No fue hasta finales de 2013 cuando el alcalde llega a un acuerdo con y el consejero insular de Carreteras, José Luis Delgado, para desbloquear por fin este proyecto y construir la demandada pasarela. Tras ello el Cabildo comenzó la redacción del proyecto, mientras el Ayuntamiento negociaba con los propietarios la cesión de los terrenos necesarios para construir las dos zonas peatonales a ambos lados de la carretera.