Noticias

Educación invierte 38.000 euros en un servicio de psicólogos en los centros

La Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Granadilla de Abona cuya responsable es Sara Cano Delgado apuesta nuevamente durante el presente curso académico 2014-2015 por un servicio gratuito especializado de psicólogos que facilita la integración del alumnado con especiales dificultades en el entorno familiar y escolar. El programa, denominado Gabinete de Atención a Familias (GAF), supone una inversión económica de 38.000 euros y se desarrolla en los centros educativos del municipio. El servicio educativo, explica Sara Cano, es una apuesta única a nivel regional por parte de esta administración local y cuenta con un equipo de cinco psicólogos especializado en la materia y se ofrece en los cuatro Institutos de Enseñanza Secundaria (IES) y en los 14 Centros de Enseñanza de Infantil y Primaria (CEIP) del municipio. A través del GAF se ofrece atención psicoterapéutica a estudiantes menores de edad de Enseñanza Secundaria y de tercer ciclo de Primaria escolarizados en centros educativos, así como a sus familias, favoreciendo la triangulación alumnado-centro-familia. La edil destaca la buena acogida y los resultados positivos que ha tenido este servicio en ediciones anteriores, al ofrecerse una intervención especializada que favorece el desarrollo personal, escolar, social y familiar de los niños y adolescentes, se potencia el bienestar de sus familias y se apoya la mejora de la dinámica cotidiana de los centros educativos y su ambiente. Durante el pasado curso 2013-2014, el GAF intervino cientos de casos, llegando a más de 480 personas directa o indirectamente y permitió un abordaje eficaz de aquellas problemáticas que se escapan del ámbito del profesorado y del personal educativo, además de una intervención terapéutica para mejorar las dificultades personales y escolares por las que los menores son derivados al servicio. Entre los objetivos del GAF, figuran la prevención del fracaso escolar y la mejora del rendimiento académico y la convivencia; favorecer la adaptación y el bienestar del alumnado y apoyar la labor educativa de los propios centros escolares. A través de este servicio se consigue no solo un efecto en el propio bienestar emocional sino que se contribuye a la mejora de la convivencia en los centros educativos, se aumenta el rendimiento escolar y se disminuye las tasa de abandono prematuro. Desde el área de Educación, concluye la edil, “se están obteniendo muy buenos resultados con esta intervención especializada, que favorece el desarrollo integral de los niños y adolescentes, se potencia el bienestar de sus familias y se apoya la mejora de la dinámica cotidiana de los centros educativos y su ambiente”