Noticias

El plan de Google para combatir el cáncer cobra forma de dispositivo «wearable»

Google no solo vive del negocio de las búsquedas por internet. La empresa es un gigante que está presente en muchos mercados vinculados a la tecnología, incluso va posando sus garras en la salud. Sus planes acerca de la detección del cáncer por la sangre que va cobrando forma de dispositivo electrónico.

En una patente solicitada recientemente, Google detalla el método para realizar un tratamiento médico que utiliza nanopartículas enviadas a la sangre que permitirían analizar la existencia de irregularidades en el cuerpo del paciente y, por tanto, prever con antelación la posibilidad de sufrir cáncer.

Para ello, el gigante de internet plantea la idea de un dispositivo móvil inteligente, un «wearable» por su denominación anglosajona, que activaría unas partículas magnéticas sobre las células cancerígenas y otros patógenos vinculados a otras enfermedades.

La patente se presentó en septiembre de 2013 por Andrew Conrad, jefe de la división de Ciencias de la Vida de Google. La patente es similar a un tratamiento que Google describió en octubre, aunque la compañía ha confirmado la información.

Para hacer viable el tratamiento, el paciente primero debería inyectarse, ingerir o inhalar una serie de partículas magnéticas diminutas en su sangre. Estas nanopartículas estarían diseñadas para unirse selectivamente o reconocer las moléculas específicas. Por ejemplo, podrían estar preparadas para adherirse a las proteínas que favorecen al desarrollo de la enfermedad de Parkinson, según los documentos.

Con todo, el paciente utilizaría -según describe la patente- una pulsera inteligente, que podría utilizarse no solo en la muñeca, sino también en el tobillo, la cintura o el pecho. El objetivo es que este dispositivo transmita energía capaz de mover las partículas magnéticas y, a su vez, destruir el patógeno.